Translate

martes, 22 de agosto de 2017

Barbarie

He querido dejar pasar unos días, no quería escribir "en caliente" podía escribir cosas de las que luego me arrepentiría, y no me gusta arrepentirme de nada.
No voy a decir nada del atentado en si, ya esta todo mas que dicho, y creo que a todos nos ha golpeado como un mazo en la cara.
 Dolor, mucho, incomprensión, frustración, ira, pena...todos esos sentimientos, y muchos más, se nos agolpan dentro, y darles salida no es sencillo, hay que racionalizarlo mucho, sino, lo que te saldrá será la montaña de exabruptos y salvajadas que lee uno estos últimos días por las redes sociales. Da miedo ver como muchos, muchísimos, no tendrían dudas en comenzar la décima cruzada contra el Islam, envolverse en una bandera, y decir que todo el que no lo haga merece la muerte o la expulsión...Y no es ese el camino, no hablo de poner la segunda mejilla, de esperar que los terroristas, conmovidos por nuestras muestras de dolor, lazos negros, y flores, decidan abandonar las armas, la radicalización que han alcanzado es tal, que solo queda la vía policial, y esperemos que no la militar.
Pero los que no somos violentos, independientemente de que adoremos a Cristo, a Alá, a Buda, o a Yoda, tenemos la obligación moral de estar a la altura, de no ser como ellos, y que el miedo no nos venza. Yo no tengo miedo, y educaré a mis hijos para que tampoco lo tengan.

De los que han aprovechado el atentado, cuan sucias hienas, para atacar políticamente, no hablaré hoy, me podría arrepentir.

Su amigo y vecino.
El Padrestresado.

No hay comentarios: