Translate

viernes, 9 de noviembre de 2012

¿Un buen padre?

¿Que que significa ser un buen padre? Pues depende de varios factores, si esa pregunta se hacía hace 30 (y menos) años, la respuesta estaba clara, un buen padre es aquel que se pasa todo el día trabajando para asegurar que no le falte ni gloria a su prole, si hacías esto, sin problemas, tenías el titulo de gran padre. Pero los tiempos van cambiando, y con eso no va siendo suficiente, las tareas y cuidados que demandan los infantes van mucho mas lejos de lo que nuestros trabajadores padres pensaban, y con la incorporación de las madres al mercado laboral, se demandaba mas y mas "ayuda" en casa, y poco a poco se llega al momento actual, en el que un buen padre no es solo el que hace todo lo que hace unos años era labor exclusivamente materna, sino que además sigue con los estándares de nuestros padres y abuelos de trabajar a destajo para que a nuestros hijos, como a nosotros de pequeños, pero multiplicado por 100, no les falte ni gloria ( ni clases de violin y tenis, ni un Ipad, ni tarifa de datos, etc etc.) sumado a que tiene que estar siempre que su prole lo demande, y además con una sonrisa.
Todo esto es a tono satírico, claro, pero es cierto que cambiar pañales, levantarse varias veces de madrugada, preparar y dar biberones, bañar peques, llevarlos al cole y a extra escolares, ayudar con los deberes, y educarles para que no le partan la cara al chulito pegón de la clase (cuando tu mismo le arrancarías la cabeza a ese enano cabrón) se convierte en una batalla diaria compartida con el trabajo (el que lo tenga) a la que te acostumbras, ya que las cargas te van aumentando poco a poco (excepto si te vienen trillizos) y menos en algún día de furia, se va sobrellevando bien e incluso la mayoría de los días con una sonrisa en la cara.
En mi entorno mas cercano, hermano y amigos, los padres son así, pero cuando me alejo algo mas de mi circulo principal, mas a menudo de lo que me imaginaba descubro que aún hay padres a la antigua usanza, de los que, lejos de saber como se cambia un pañal, ni siquiera cogen en brazos a sus hijos cuando lloran, y no en estratos sociales bajos ni en ningún tipo de capa o casta, amiguetes de pequeño, el marido de tal, el hermano de cual....
La primera impresión siempre es "que tío con mas suerte! no pega palo al agua!" pero eso pasa rápido, y queda una sensacion de desapego, y hasta de pena, ¿que relación tienen esos padres con sus hijos? ¿que relación tendrán en el futuro? quizá excelente y yo me equivoco, pero la vieja frase de el roce hace el cariño, va aqui al extremo.
Nadie nace sabiendo, y criar y educar a los niños es muy difícil, y uno se equivocara mil veces, pero si lo hace con amor , entusiasmo y perseverancia,  criaremos futuras personas excelentes, seguro que mejores que nosotros mismos.
Gran verdad es que los niños debería traer un manual, pero también tendría que existir un manual para padres, que a mas de uno le haría mucha falta.

He dicho.

martes, 6 de noviembre de 2012

El Rey del chandal

Como he dicho anteriormente, cuidarse un poco viene muy bien en muchos aspectos, uno de ellos es la misma autoestima, si te ves mejor, te sientes mejor, creo que hasta ahí estaremos de acuerdo, la discrepancia viene en cuanto esfuerzo y tiempo  le dedicamos a este menester, algunas voces ya me han increpado por no tener tiempo ni fuerzas para ello, debido a estar totalmente absorvidas por la vida familiar, este es un argumento respetable, yo se de que hablo, tengo 5 hijos, pero no es obstaculo para que piense unos segundos mas por la mañana que ropa ponerme y como combinarla, que vaya bien afeitado o con perilla, según me de, y que sacrifique un pelin de comodidad,  y ponerme quizás unos vaqueros viejos antes que un chandal, saber donde nos queda bien el pelo, y donde no tanto..¡.sin llegar a ser metrosexual!, pero si preocuparse un poco, soy hombre y es mas fácil, también soy consciente, pero se puede.
Los hombres, en la estética personal (o ausencia de ella) nos dejamos influenciar mucho por nuestras actividades o aficiones, queda clarisimo cuando alguien es aficionado a la caza, todos los fines de semana lo veras en el bar, vestido de camuflaje, o si es fan de Fernando Alonso, entonces llevará la camisa y gorra preceptiva de Ferrari, con todos sus patrocinadores estampados, como si fuese uno mas de equipo de boxes. También nos influyen mucho los deportes de montaña, y aquí no hay que ser Juanito Oiarzabal, con ir a hacer senderismo o simplemente paellitas campestres de vez en cuando, ya podemos ponernos el kit completo de montaña de Decathlon, polar y botas Quechua y los mas lanzados incluso el pantalón bicolor. Pero lo que verdaderamente hace daño a la estetica masculina es el Chandal, esa prenda que ni siquiera se la ponen los que practican deporte, pero que tanto nos gusta lucir. Hay mas subgrupos, cada uno reconocera alguno cercano a si mismo, pero no me voy a extender.
La historia es mas o menos así, cuando eramos  jovencitos inconscientes y vivíamos con nuestros padres, la mayoría del tiempo estábamos en la calle, confesémoslo, raro es ver a un chaval "teenager" sentado junto a sus padres viendo la tele una tarde cualquiera, esto hace que te tengas que preocupar de arreglarte un poco, con esas edades varia, los hay ya del clan del chandal, otros devotos de tribus urbanas, como rockeros o Hip Hoperos recién salidos del Bronx, otros pijos náuticos-jerseys Lacoste, e incluso proyectos de perro flautas, las opciones son casi infinitas....pero la cosa evoluciona muy rápido, y enseguida se reduce en dos o tres grupos, el de los pijos por arriba, los perro flautas por abajo, y un grupo  mas o menos homogeneo en medio, que se arregla un poquito, pero sin destacar, y esos son los que tienen mas candidatos para el gran bajonazo, se echan novia y se casan... ya no hay que estar saliendo todo el rato, solo al trabajo (el que lo tenga) y al super, y poco mas...así que, si al curro voy de traje, en casa con chandal, para estar cómodo, y si el trabajo es con uniforme o muy físico, al llegar a casa, el chandal, para estar cómodo, y si alguna vez hay que salir...para que me voy a cambiar, voy el chandal, tan cómodo....También aquí hay variantes, puede ser con el chandal del Madrid (o del Barca) oficial, y con los Nikes de 100 euros, o puede ser el chandal del Decathlon con una camisa de cuadros....no se que opción es peor. A esto hay que sumar un handicap de ser hombre, que es la alopecia, esa herencia paterna que se cobra antes de tiempo (a veces increíblemente pronto) y que puede dar al traste con tus aspiraciones de macho alfa...ante esto hay 3 opciones, implantes de pelo, no al alcance de todos, la segunda dejarse el pelo de los lados largo y tapar la calva con el (el llamado peinado anasagasti, no se recomienda) o el para mi mas digno, raparse la cabeza totalmente, se que no a todos nos sienta  tan bien la cabeza afeitada como a Bruce Willys, pero llegados a ese punto, es la mejor opción.
Así que esa esposa amante, vuelve a casa de su trabajo, le duelen los pies por los tacones, pero no se le nota, porque camina con andares gatunos, mientras agita suavemente su melena al viento, se cruza con chicos con estómagos planos como tablas de planchar, con camisetas ajustadas y vaqueros entallados, que la miran de reojo, fantasearia con ellos, pero no lo hace (o si) porque lo que quiere es llegar a casa con su marido, cuando llega a casa, su marido ya ha llegado, y esta sentado en el sofá con el chandal de Decathlon, la camiseta de patatas Paco, las pantunflas del Barca (o del Madrid) y el peinado Anasagasti, por no hablar del muy extendido tripón cervecero....(se acepta algún kilito de más..pero ese tripón hay que rebajarlo un poquito, campeón!!) Al principio cuela...pero deja pasar el tiempo, y en nada, ella estará fantaseando con los chavales de barriga tabla de planchar, cuando no pasara a mayores...

Y con esto doy por concluido mi "trilogía"de post sobre el gran bajonazo tras casarse, perdón a los que halla ofendido, no era mi intención, aunque es un tema trivial, en el fondo no lo es tanto, y mueve mucho mas de lo que parece.