Translate

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Balance (2ª parte)

Esta vez la pagina en blanco que me miraba era la de una semi reciclada libreta del cole de los niños, medio pintorreada, en la que debía apuntar un palote por cada recuerdo de este año, ¿fácil, no? a poner palotes como loco...pues no, tener un recuerdo claro de algo concreto, es mas difícil de lo que parece, los días se suceden unos a otros, y todos se parece entre ellos demasiado, y tener algo que haga destacar un día de otro, no es tan sencillo, empece con grandes recuerdos, cumpleaños, navidades, etc, regular, también se entremezclan con recuerdos de años anteriores mas de lo que desearía, pero conseguí unos cuantos palotes, como en todo, fui bajando el listón, cosas mas mundanas, días de playa o campo, algún día de cine...también arañé otros pocos palotes, pero mi lista seguía sin engordar lo que yo quería. Rebajé aun mas mi listón, baje a recuerdos sin mas, incluyendo cualquier tipo de vivencia que distinguiese un día de otro, aquel día que jugué con los niños a los piratas, o aquella vez que me quede sin ir a tal sitio porque los tenia enfermos en casa....y así conseguí otros pocos, y al recontarlos me salió la cantidad de 60, 60 días de 365, 305 días de 2014 se me han ido sin dejar un solo recuerdo...cabe la posibilidad de que tenga memoria de pez, y yo no lo sepa, pero también cabe la posibilidad de que me haya pasado demasiadas tardes mirando la tele, demasiado rato mirando chuminadas en el móvil, demasiado tiempo atontado con el Facebook, en vez de jugar con mis hijos, o leer un buen libro, o charlar con mi mujer, o ver una buena película con la luz apagada y palomitas, o irme a montar en moto un día de lluvia, o tomarme una cerveza con un amigo, porque mis recuerdos los componen cosas como éstas.
Siempre he creído, como la mayoría, supongo, que la vida es lineal, una raya longitudinal trazada en el tiempo por la que avanzamos con mayor o menor velocidad, pero que es inexorable, pero poco a poco me voy convenciendo a mi mismo de que no, de que no es así, que la vida, lejos de ser lineal, es mas bien una espiral, una especie de muelle fino que gira, por el que ascendemos, a veces perdemos pie, y nos caemos, descendiendo algunos niveles, unas veces muchos, otras pocos, pero siempre nos ponemos en pie rápidamente, y seguimos, porque el muelle no para de girar por nadie, y si te paras, vas bajando, y a todos nos gusta subir, pero todos, tarde o temprano caemos por un costado a un nivel inferior, hay quien lo puede interpretar por retroceder, ya sea enamorarte de una ex, volver a un trabajo que dejaste, o mudarte al barrio en que creciste, pero yo, poco a poco, pero cada vez mas, creo que son una especie de segundas oportunidades que nos da la vida, que, aunque estemos hartos de oír que es corta, no lo es tanto, y que el dichoso tren no pasa una vez, sino que ni siquiera existe, y si existe, sube y baja por el muelle continuamente, brindándonos oportunidades una y mil veces, nunca pensemos que somos demasiado mayores para volver a estudiar, para enamorarnos de nuevo, para hacer nuevos amigos, o para cualquier puñetera cosa que se nos ocurra, porque somos capaces de eso y de mas, esta dentro de nosotros, no lo reprimamos, dejémoslo salir.





P.D: De todo esto saco dos conclusiones, la primera es que tengo que hacer mas cosas, vivir mas, y llenar mis días de recuerdos, y la segunda, es que tengo de dejar de poner Blues en Spotify cuando escribo los post, porque me salen muy...muy...muy como me ha salido este.

Feliz Año nuevo a todos, un abrazo sincero!!

Su amigo y vecino, el Padre estresado.

Balance (parte1)

La pagina en blanco me mira a los ojos, el fulgor de la pantalla resplandeciente me ciega levemente, me pasa siempre, pero en un momento, repentinamente, todas esas ideas que dan vuelta en mi mente como unos tiburones alrededor de una foca solitaria, se ordenan, y, cual tren de mercancías, salen por un túnel ordenadas, correlativas, y, a mi parecer, con cierta armonía, consiguiendo expresar con palabras, al menos en un 50 %, la idea que en mi cabeza es clara y perfecta.
Pero últimamente, los tiburones se comen a la foca, el tren descarrila, y las ideas se entremezclan dentro de mi cabeza, consigo vencer a la pagina en blanco, si, pero llenándola de incongruencias que ni yo mismo consigo entender, la repaso a los pocos días, hago cambios, y queda aun peor, así tengo un par de post. Mi dedo ha acariciado el " delete" en mas de una ocasión, pero al final, y sin saber muy bien porque, los dejo ahí, como ese tupper con macarrones de hace un par de días, que sabes que no te vas a comer, pero aun así, dejas en la nevera.
Pero hoy, en un rato de tranquilidad, las ideas se han vuelto a ordenar con una claridad absoluta, solo he lamentado no tener un ordenador, o incluso una libreta, para poder plasmarlas, y, excepto por una breve y muy cómica interrupción de mi hijo Ale (que luego contaré) lo he escrito del tirón.
Llegadas estas fechas, desde el mas bisoño al mas aguerrido, del mas intrépido al mas prudente, desde el mas joven al mas veterano, todos hacemos cuentas, recuento, o balance, aunque sea en modo rápido o de pasada, para ver como nos ha ido el año, para ver si nos ha ido mejor, o, lamentablemente peor, que el anterior, pero, casi siempre, con el firme propósito de que el año próximo, consigamos lo que en este se nos escapó.


En eso me hallaba yo, cuando me asalto una duda, no fumo, y, este año he cumplido con lo de apuntarme al gimnasio, es mas, incluso estoy yendo, así que pensé, ¿Que reto proponerme para el año próximo? por retos no será...aprender Alemán, seguir en el Gym, ser mas estricto con la dieta, o algunos menos prosaicos, como, disfrutar mas, y enfadarme menos, ver mas lo positivo que lo negativo, y cosas por el estilo...una vieja frase que me encanta se me vino sola a la cabeza, " llena tus años de vida, y no tu vida de años" me encanta, lo admito, dice tanto en tan poco....y me hizo pensar en serio, me hizo preguntarme ¿lleno mis años de vida?, porque, si es así, de este año, que lo tengo muy fresquito, debo tener muchísimos recuerdos, porque, ¿que es la vida sino lo que es digno de recordar?
Nunca recordare lo que desayune anteayer, si es lo mismo de cada día, nunca recordare que hice el sábado pasado, si no hice nada en concreto, y si no recuerdo nada de un día, ¿es como si no hubiese pasado? y, ¿si tengo muchos días de esos?, ¿Estoy desaprovechando mi vida? Luego pensé en porque no me comería el tarro con si es mejor Messi o Ronaldo, como hace otra gente...

Y ante esas dudas existenciales, no me quedaba otra que el método empírico, o la cuenta de la vieja, si el año tiene 365 días, ¿de cuantos de ellos tengo un recuerdo? y ni corto ni perezoso, los conté, libreta y boli en mano, y adelanto que es una tarea mas ardua de lo que uno imagina. Reglas, no vale recurrir a álbumes de fotos ni a similares, tiene que ser solamente lo que seas capaz de recordar, si no lo recuerdas, es porque no fue lo suficientemente importante, si vale un recuerdo al que no sepas darle una fecha exacta, tener mala memoria es una cosa, y vivir poco es otra, no vale un recuerdo repetitivo, ej. abrir la puerta del garaje al llegar a casa, eso lo hacemos a diario, y el recuerdo no corresponde a ningún momento concreto, no vale preguntar a tu pareja, hijos etc, quizá para ellos fue importante, pero si tu no lo recuerdas...para ti, no, ej. el día que tu equipo ganó la liga, seguro que lo tienes grabado a fuego, y seguro que a tu pareja le importa un pito, sucedió el mismo día, y estabais juntos, y sin embargo para uno es una vivencia, y para otro no.

Mi resultado, y conclusiones al respecto, mañana.

Su amigo y vecino, el padre estresado.