Translate

miércoles, 16 de mayo de 2012

Comunión



Una Comunión en una casa es un gran evento familiar, es casi como una boda, pero de serie B, osea con menos presupuesto, se prepara todo con cuidado, la ropa, las fotos, los recordatorios, la celebración, etc. y aparte del fervor religioso, muy diferente de un casa a otra, lo demas viene a ser muy parecido, tampoco comprendo esa manía de ahora de querer ser super diferente en todo, al final se raya, sino se traspasa, en lo estrafalario.Un toque de originalidad puede estar bien, pero no todo es valido, cuidado con esto.
Nosotros nos propusimos que ese día no nos íbamos a alterar por nada, en realidad ya estaba todo preparado, no queríamos que el recuerdo que tuviese Pablo de ese día fuesen carreras y voces, nos levantamos con tiempo, desayunamos y nos vestimos y nos fuimos a la iglesia, excepto por un resfriado que se me iba convirtiendo en gripe por segundos,  la cosa iba bien.
En la iglesia el impecable azul marino de Pablo destacaba sobre los inmaculados vestidos y trajes blancos, de vez en cuando me miraba y me hacía una mueca, estaba bastante tranquilo y eso que según mama el día del ensayo se lo comían los nervios y no paraba quieto,así que todo salió según lo planeado.
Mi tos profunda intentaba salir por entre mis costillas, pero al no conseguirlo buscaba salida por la garganta como explosiones tísicas, por fortuna aguanto hasta después de la iglesia.
 La celebración es uno de esos momentos peligrosos, si uno se viene arriba y busca un hotel o restaurante bueno y empieza a invitar a lo loco....al final tiene que rehipotecar la casa (en Bankia)
Nosotros optamos por una solución que creo que ha sido ideal, hemos  alquilado un parque de celebraciones que una amiga acaba de abrir, y llevamos nosotros las cosas, aquí tengo que dar sincera y enormemente las gracias a todos los amigos y familia que nos ayudaron trajeron sus mejores creaciones culinarias al evento, mil gracias y como siempre a la tita María (La princesita)  que junto a Lidi se curro un pedazo de decoración espectacular.
El día transcurrió muy bien, de esos días que si paras un segundo , respiras hondo un par de veces (si la tos no te ahoga) y miras a tu alrededor, te das cuenta de la suerte que tienes.
La operación desmontaje y recogida y la subida a casa con los niños dormidos en brazos acabo conmigo en la cama con fiebron y tiritonas...pero no creo que sea eso lo que yo recuerde cuando pasen unos años...



 Aquí si quisimos ser algo originales, las palmas juntas y la carita doblada.....muy ñoño!


 El protagonista del día, mas feliz que una perdiz!