Translate

lunes, 9 de enero de 2012

Desde Oriente con amor

6 de Enero de 1979,
Los nervios no me dejaban dormir, si todo salia como debía por la mañana estaría jugando con el barco pirata de los Clics....aunque nunca se sabía, los RRMM no son una ciencia exacta, bueno, un viajecito al baño para aliviar la vejiga y a ver si me duermo de una vez... Al final del pasillo de mi casa había una puerta que daba al salón, por supuesto ese día estaba cerrada, pero tenia cristales, unos amarillos y opacos con unos horribles motivos florales (moda de la época) y aunque la luz del salón estaba apagada a través del cristal se advertía movimiento, alguien había allí, me escondí, pero pude percibir perfectamente el color de las capas, esos tonos verdes y rojos hondeando, juro que eran ellos!!!

Hace un par de años mi hijo Pablo de entonces 7 años se me acerco, me dijo ,así como el que no quiere la cosa, -papa, en el cole fulanito dice que los Reyes son los padres-pero para mi alivio antes de que pudiese responder, lo hizo él mismo- pero eso es una tontería, ¿como van a ser los Reyes los padres? los padres de los Reyes tienen que ser muy viejos y no pueden con los sacos!!!-y es que no hay nada mejor para creer que querer creer.

5 de Enero de 2012  ,
Los hombres de la casa íbamos en nuestra furgo camino de casa, y como muestra de que va siendo mayor Pablo iba delante conmigo la segunda fila vacía, y atrás en el gallinero los trillis formando el taco, lo normal...
esta vez fue directo al grano, -papa,dime la verdad, los Reyes son los padres-la pregunta me pilló completamente con la guardia bajada, y le pregunté que porque me decía eso, él me argumento con una batería de motivos que me dejo desarmado, y no tuve mas remedio que tirar de la preciosa historia en la que cuenta como los Reyes el día que fueron a ver al niño Jesús decidieron que de ahora en adelante los padres les anudarían a hacer felices a sus hijos llevándoles regalos en Navidad...
Se quedó bastante conforme, y mas aun cuando su madre al llegar a casa le leyó la historia integra junto a su hermana mayor, mucho mas discreta que él y que nunca a preguntado nada sobre el tema, aunque se que tenía su idea de las cosas hace tiempo.
Como cada año vimos la Cabalgata, disfrutamos viendo como los peques recordaban a sus Majestades a gritos los regalos que habían pedido, sufrimos con ellos a hombros, recibimos algún caramelazo en la cabeza,
y aprendimos a valorar que es una etapa muy cortita y que hay que disfrutarla a tope.

Aun así ver como Pablo en pijama y con la sonrisa de oreja a oreja  se abrazaba  a la Wii que le trajeron los Reyes mientras pataleaba tirado por el suelo no tiene precio!...son esas  pequeñas cosas...