Translate

jueves, 16 de abril de 2015

Un día cualquiera...

No, no es ningún día especial, es, como reza el titulo, un día cualquiera, un día sin ninguna particularidad mas allá de llevar los niños al colegio, ir corriendo al trabajo, sincronizar horarios con los de mama, y en medio, en esos huecos de tiempo encontrados, preparar comida, poner lavadoras, recoger calcetines de los rincones, tender, guardar ropa, limpiar, ayudar con los deberes...etc, si, un día cualquiera.
Pero hace tiempo que quería escribir algo, se me ocurren cosas, tampoco es que tenga el seso seco, pero por escasez de tiempo, no lo he hecho, y las ideas se van, la mayoría...
Cuando estuve en Dinamarca, aprovechando que tenía algo mas de tiempo libre, empecé a escribir una especie de "manual" para los padres (y madres) primerizos, nada concienzudo, solo algunas directrices básicas basadas únicamente en mi experiencia. No lo termine, escribir algo así requiere mucho mas tiempo y dedicación del que tengo ahora mismo, pero si que avance un buen trecho, y como me da pena tenerlo ahí, cogiendo polvo en un cajón (en una nube) he pensado en compartir algún fragmento...empieza así:



Capitulo 1


Todo empieza con una decisión,
después de un tiempo en pareja, indefinido, eso depende de cada uno, a la mayoría le empieza a picar el gusanillo, al principio te sorprendes sonriendo cuando pasa junto a ti una madre con su hijo en su carrito poniendo caras, poco después tu mujer, o tu mismo, te das cuenta de que llevas un rato en un escaparate de una tienda para bebes, pensando: mira eso, que monada...llegados a este punto, ya es difícil que exista marcha atrás, se puede llamar reloj biológico, o tontura pre-paternal, pero lo llames como lo llames, ya tienes el virus, y la decisión está tomada, ¡queremos un bebe!
Una vez que el médico confirma el embarazo, en tu entorno y familia se desata la locura, este mundo ha visto nacer a billones de niños, pero no importa, parecerá que el tuyo es el primero, y en realidad, para ti lo es.
Abuelos, tíos, amigos, todos te traeran tal o cual ropita monísima que han visto, en ocasiones con precios que te permitirían a ti comprarte un traje, no importa, todo sea por el nuevo miembro de la familia. En nuestro caso, la pequeña Ada era la primera de ambas familias, y la primera del grupo de amigos, eso hizo que nos viésemos literalmente desbordados por la cantidad de regalos, no tuvimos que comprarle nada de ropa hasta que cumplió más de un año. En este punto hay que hacer una parada. En plena vorágine consumista, todo parece bien, pero, hay que tener en cuenta en que tiempo nacerá, para ver si esa monería de chaqueta de talla tres meses, le va a estar bien en pleno julio, o ese bañador en pleno enero, parece una tonteria, pero es el error número uno, aunque lo adviertas, los menos experimentados no lo tendran en cuenta, pero al menos intentalo.
Otro consejo en el tema de la ropa, es que, en la medida de lo posible, se intente tener cierto tanto por ciento del vestuario unisex, motivo uno, siempre esta la opcion de que el ecógrafo, con toda su buena intención y buen hacer te diga  niña, y sea niño, aunque eso cada vez pasa menos, y motivo dos, este es tu primer hijo, te van a regalar montañas de ropa, pero si tienes un segundo, y es muy probable, los regalos descienden considerablemente, tener guardadas unas cajitas de ropa te darán mucha alegría llegado el momento. No se trata de vestir a tu hija de azul, pero verde, blanco, no todo, alguna cosa.
Otro apartado es el dormitorio del bebé, ahora en la distancia que da el tiempo, esta expresión me hace incluso gracia, dormitorio del bebé, el bebé no va a dormir ahí hasta dentro de mucho, muchísimo tiempo,  algunos quizá tendrán varios años cuando pasen allí una noche solos, así que aunque nos de la prisa, en realidad prisa no hay, suelta esa brocha mojada en pintura azul o rosa y relájate.
Hay que reconocer sin pudor, que en esta etapa, y aún más en la posterior, el padre no es una pieza clave del juego, su labor será bien apreciada si se limita a acompañar, sonreír y asentir, y sobre todo no llevarle la contraria a su señora embarazada, a tope de hormonas, es dificil, porque nos preguntaran por nuestra opinión constantemente, pero en realidad lo que quieren es que confirmemos la suya, ejemplo, ella: mira cariño que cenefa más ideal de elefantitos para el cuarto del bebé, el: yaaa- con mala cara- me gusta mas esta con el logo del Real Madrid. ¡¡¡error!!! de esa cenefa hay que olvidarse, no se ni porque la fabrican, a ella le gusta la otra, y lo que quiere es que a ti te guste tambien. Conformate, lleva a tu hijo dentro, bastante esta pasando, imaginate que lo llevaras tu...escalofrios, ya habra tiempo mas adelante para los posters del Real Madrid.
Las mujeres embarazadas son un mundo aparte, yo por mi lado tengo que admitir que la mía no sufrió ningún tipo de explosión  de hormonas, y que llevó sus embarazos con la mayor naturalidad, sin ninguna histeria, ni hormonal, ni ficticia. He oido que existen mujeres que se aprovechan de su condición de embarazadas, para , sin pudor ninguno,  tener a su marido todo el dia satisfaciendo sus caprichos, pero eso no esta confirmado, y yo creo que es un mito, no creo que existan.

5 comentarios:

Papa Cangrejo dijo...

Haberlas haylas como las meigas, aunque yo también tuve suerte con mamacangreja jejeje

NitaCeci Godel dijo...

jajaja. Buenas recomendaciones. Un saludo!!!

Marta Máster dijo...

Hola. son unas recomendaciones fabulosas que hay que tener en cuenta! Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas en torno a la paternidad. En este momento me interesan mucho este tipo de reflexiones por lo que he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

Elvira - Diario de una Madre en Prácticas dijo...

Ja, ja, ja! Qué descripción más buena del estado de absurdez por el que pasamos cuando "el reloj biológico llama"...

Ugly duck dijo...

SR. Cangrejo, al final somos unos afortunados, cpnfesemos! ;-)
Nita ceci, muchas gracias, y un abrazo grande!
Marta Master, Mucha, muchas gracias...me paso por tu blog a echar un ojo!
Elvira, Es en plan comico, pero por ahí van los tiros...no? ;-)