Los viajes del Zid

Lucas, un joven actor que ha terminado su primera serie de protagonista (encarnando al Cid Campeador), decide que es el momento idóneo para dejarlo todo y cumplir el sueño de su vida, dar la vuelta al mundo en moto. Mientras tanto, un grupo de científicos y arqueólogos que investigan los terribles experimentos médicos que realizaron los nazis sobre presos judíos, descubre en los oscuros sótanos de Auschwitz que el experimento MS323 (para convertir a un soldado alemán en un super soldado agresivo e indestructible) no murió con el Tercer Reich, sino que sigue latente, a la espera de nuevos cuerpos a los que infectar. La investigación no les sale gratis. El nivel de contagio y agresividad de los zombies es total, en pocos días pone a la población mundial en jaque. El virus viaja más rápido que la moto de Lucas, y para cuando el carguero en el que va de Sudáfrica a Brasil llega a puerto, la infección ya está allí. Al llegar son atacados por unos piratas. En la lucha sufre unas heridas bastante serias y acabará refugiado en un hospital en el centro de Fortaleza, junto a otros supervivientes. Tras varios meses, ya recuperado de sus lesiones, decide reiniciar su viaje de vuelta a casa, y el único modo posible es a lomos de su BMW. Lo que él ignora es que no sólo deberá hacer frente a esa especie de zombis asesinos, sino también a una secta paramilitar (antiguos fanáticos del apocalipsis, los zombies y muertos vivientes) despiadada y organizada a nivel mundial, que se hizo con el control cuando todo sucumbió. Poco a poco se irá descubriendo a sí mismo mas de lo que nunca imaginó. Su viaje a través de cuatro continentes se tornará épico.


Esta es la sinopsis de mi novela, una historia de valor, tesón, amor y superación a la que le he dedicado casi cinco años de mi vida y que, por fin, he podido editar y publicar.
Espero que la disfrutéis tanto como yo al escribirla.

Su amigo y vecino, el Padrestresado, J. Carlos G. Calvo

https://www.amazon.es/Los-viajes-del-Zid-apocalipsis-ebook/dp/B084254RSW





Comentarios

Entradas populares de este blog

No estaba muerto, estaba de parranda.

Feliz Navidad a todos.